Artículos

BLOG

Aquí en el blog iréis encontrando artículos, entrevistas, presentaciones y todas aquellas aportaciones que considere que puedan ser de vuestro interés. En mi perfil profesional de Facebook iré anunciando todas las nuevas entradas que vaya editando en este espacio.


EL 2015 Y LA VIBRACIÓN NÚMERO 8

Hola amig@s.

Como cada año quiero escribir unas breves líneas haciendo referencia a la energía del número del año. A cada uno, esta energía  nos llega i es entendida de forma diferente, somos seres diferenciales y toda persona posee unas vibraciones particulares y definidas, manifestadas y entendidas a través de nuestros propios cuerpos energéticos o espirituales y las fuerzas externas que se puedan manifestar más acentuadas en este año deben interrelacionarse con nuestras energías individuales para llegar a ser integradas y actuar en nosotros.

La vibración numérica que estará presente este año es la del número 8 (2015 = 2+0+1+5 = 8).

El número 8 representa la energía que propicia el cambio, la sanación, el estar anclados en nuestro centro, en equilibrio, en contacto con nosotros mismos y a través de esto vivir la realidad desde mi yo auténtico. Son los ciclos vitales, las energías cambiantes, los opuestos que cada uno de ellos nos trae unas experiencias diferentes y en el fondo todas positivas si sabemos comprenderlas y aceptarlas. La energía del descubridor, de conocer y experimentar para enriquecernos a nosotros mismos y a los demás con lo vivido.

Es la energía del prana que es la comunión de la energía del aire, de l0s alimentos, del agua, del conocimiento y la consciencia y de nuestra propia energía vital, esto nos da a entender que nos nutrimos de todo lo que conforma la vida y se convierte en nosotros y esto a la vez convierte en sagrado a todo aquello con lo que nos alimentamos tanto a nivel de cuerpo físico, como a nivel intelectual y de experiencias de vida. Materializar el espíritu y espiritualizar lo material ya que todo lo que existe en todas sus formas tiene algo de especial  por descubrir.

El 8, como acabamos de mencionar, entre otras cosas es el número que propicia los cambios, la vibración 9 es principio o fin de ciclo pero para que esto pueda ser dado primero hemos de tomar decisiones y facilitar que puedan entrar cosas diferentes en nuestras vidas. Por tanto, este año será un año importante para realizar o empezar a desarrollar cambios y dependerá de nosotros como sean y como se manifiesten en nuestra realidad cotidiana.

El 8 tiene una energía cíclica innata en él, una energía cambiante, dinámica, movible, es el símbolo del infinito de lo irrompible, de lo que no puede separarse ni se entiende por sí solo, la energía Yin –Yang, los antagónicos, las fuerzas opuestas, lo masculino y lo femenino, lo negativo y lo positivo, la integración total a través de la consciencia de las fuerzas opuestas que mueven la vida y el universo y que no pueden existir la una sin la otra. Pero para poder llegar a encontrarse y desarrollar equilibradamente sus potenciales deben estar ancladas en su centro tal como nos muestra la forma del número. Podríamos definirlo como dos circunferencias que se unen en el centro, sin este punto de unión serían dos ceros que nunca llegarían a encontrarse. Esto simboliza en sí mismo nuestro propio centro, nuestro equilibrio y lo conseguimos estando más en contacto con nosotros mismos, escuchándonos internamente, dando una pausa a nuestra vorágine diaria teniendo contacto con la naturaleza, relajándonos, meditando, contemplando, haciendo ejercicio moderado, comiendo más comedidamente, practicando alguna de los grandes artes, escritura, pintura, música, escultura o alguna de sus variantes. En definitiva con unas mejores y más saludable pautas de vida, cuando conseguimos esto todo lo que conforma nuestra realidad externa se comporta de forma más armónica y entendemos que es lo que nos conviene mantener en ella o renovarlo. Esto es una de las lecciones que nos enseña la vibración 8 y su energía nos lo propicia.

También es la energía de la sanación y toda sanación lleva implícita en sí el cambio, dejamos el dolor, el malestar, aquello que nos perjudica y no nos deja estar bien para atraer situaciones mejores  a nuestra vida. Cada uno llega a esta sanación de una manera diferente. Todos tenemos heridas en nuestro pasado que no nos dejan vivir correctamente nuestro presente ni proyectar un futuro adecuado. Las experiencias son buenas cuando nos sirven para crecer pero si lo que hacen es anclarnos en unas creencias limitantes y dolorosas por lo vivido quizá sea mejor soltar, liberarse perdonando nuestro pasado y a nuestra propia vida. El no tener la vida que queríamos o habíamos soñado es una carga que llevamos en demasía y nos hace vivir con miedo nuestro ahora, protegiéndonos continuamente de la propia vida sin darnos cuenta que es un reflejo fiel de todas nuestras creencias internas. Nuestras experiencias negativas son vividas por cada uno de nosotros por tanto también tenemos el poder de curarlas. La intensidad con que las vivimos y nuestro arraigo en ellas es lo que da forma a nuestro momento actual. Por tanto perdonarse a uno mismo a los demás y en sí a su propia vida es una buena forma de empezar a vivir más sanamente si entendemos el perdón como una forma de hacer las paces con todo y con nosotros mismos para liberarnos de la carga de los sucesos del pasado que nos han marcado.

La energía del 8 nos empuja a descubrir, a querer vivir cosas diferentes, a conocer lo que no conocemos, a aprender descubriendo sin engancharnos a nada simplemente cogiendo la experiencia de todo aquello que no conocíamos integrándolo en nosotros y dándolo a conocer después.

Encontrar la esencia espiritual que se encuentra detrás de cada momento, descubrir cómo nos puede enriquecer internamente lo que vivimos y a la vez como estas vivencias internas pueden ser reflejadas hacia fuera para vivir con mayor consciencia cada momento presente en la tierra.

Una abrazo a todos y que tengáis un buen 2015.


METALES PESADOS.  ¿QUÉ SON? ¿FUENTES DE INTOXICACIÓN?

Por definición un metal pesado es un miembro de un grupo de elementos que exhibe propiedades metálicas. Estos elementos químicos poseen un peso atómico y una densidad muy elevados y son contaminantes hasta el punto que pueden ser peligrosos para la salud humana y el medio ambiente.

El cuerpo humano y el de todos los seres vivos necesita una cierta cantidad de estos elementos, pero en pequeñísimas concentraciones. Cuando hablamos de Oligoelementos (oligo=poco) nos referimos a esto y algunos de ellos como son el cobre, el manganeso, el vanadio, el zinc, el molibdeno, el cobalto y el aluminio son completamente necesarios para catalizar ciertos procesos metabólicos de nuestra fisiología, sin ellos nuestro cuerpo no funcionaría adecuadamente. Qué decir del hierro, un elemento vital para la vida.

metales-pesados-agua-tierra-alimentos-aire

                                          Ciclo de los metales pesados

Lo que hace que resulten tóxicos o se conviertan en “metales pesados” no es en general sus características esenciales, sino las concentraciones en las que pueden presentarse y su densidad molecular. A causa de estas concentraciones y de su densidad al cuerpo le resulta muy difícil poder drenarlos, eliminarlos. Así es que los metales ingeridos, inhalados o absorbidos a través de la piel se concentran en el cuerpo y van instalándose en los tejidos.

La industria de la metalurgia suele ser un origen frecuente de estos elementos tóxicos ya que se filtran en el subsuelo y son sedimentados en los depósitos o llevados por las corrientes de agua subterráneas. Posteriormente cuando salen a la superficie sea por extracción o de forma natural, las plantas, animales e incluso las personas que beben de esa agua se cargan con los elementos metálicos presentes en ella. Los metales suspendidos en el aire (hemos estado durante muchos años respirando el plomo de las gasolinas  y seguimos haciéndolo de ciertas industrias) se mantienen en suspensión de 25 a 100 años, así es que aunque ahora se intente mejorar la contaminación en el aire que respiramos siguen habiendo partículas metálicas que nos contaminan.

De la misma manera estas aguas subterráneas llegan a los ríos y a los mares y si sumamos la cantidad de vertidos industriales que se depositan en nuestras aguas podemos entender que hace relativamente poco tiempo incluso saliera en el telediario que era recomendable que los niños no comieran ciertos peces como son el atún y el emperador. Por cadena trófica los peces más grandes que se alimentan de otros peces suelen contener más metales justamente por esto, comen especies más pequeñas que ya tienen un cierto nivel de metales en su interior y al ser su único alimento por ser depredadores, la cantidad de metales contenida en ellos es mayor por acumulación.

A parte de estas fuentes, otras muy notables suelen ser los pesticidas utilizados en la agricultura o los nutrientes para oxigenar la tierra ricos en cobre, los medicamentos en la ganadería, las pinturas y barnices, tintes textiles, cosméticos, excipientes en las vacunas, empastes y un largo etcétera.

De entre todas estas fuentes quizá una de las que más nos perjudica son las amalgamas dentales, las oscuras, compuestas en parte por mercurio, níquel, oro y otros metales. Aunque quizá son más resistente y como aún no hay estudios definitivos que puedan demostrar la relación del mercurio en el cuerpo con los empastes dentales, hay odontólogos que todavía se resisten a dejar de utilizarlos, aunque hoy en día ya se utilizan mayoritariamente otros compuestos para las amalgamas que resultan ser un buen sustituto y no tienen los efectos negativos del mercurio sobre el organismo.

Llevo 11 años dedicándome exclusivamente como profesional de las terapias naturales y 9 utilizando la kinesiología teniendo al cuerpo como herramienta de testaje y 5 trabajando e investigando el tema de los metales pesados y aunque como me acabo de referir no hay estudios completos sobre la relación de las amalgamas con la presencia de mercurio en el cuerpo, sí puedo asegurarlo a través de mis trabajos y de muchas visitas a gente que he tratado que tenían amalgamas y presentaban una fuerte intoxicación por metales pesados, principalmente mercurio, y al tratarles con un proceso de quelación y extracción para metales pesados, la mejora ha sido notable.

No todo lo que no se puede explicar pormenorizadamente deja de ser cierto, la ciencia siempre ha trabajado sobre hipótesis hasta poder constatarlo y los hechos y resultados de trabajos de muchos profesionales que se dedican entre otras cosas a tratar lo metales pesados así lo demuestra.

Para no extenderme más, hoy hemos hablado un poco de qué son los metales pesados y cuáles son sus fuentes más frecuentes de intoxicación, en el próximo artículo hablaremos de cómo actúan y en último lugar de cómo se realiza una desintoxicación de metales pesados desde la óptica natural más concretamente con la Kinesiología Integrativa.

Saludos.

Pere Esteve Durán

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra aviso legal & política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies ?

ACEPTAR
Aviso de cookies